CIRA/UNAN-Managua participa en reuniones técnicas virtuales del Sub-proyecto regional de biodegradabilidad financiado por PTB.

Junio, 2021

Tres docentes-investigadores del colectivo del Laboratorio de Aguas residuales del CIRA/UNAN-Managua (Felipe Mendoza Arriaza, Colber Somoza e Ivette López Zambrana)  han participado en cuatro reuniones virtuales del sub proyecto regional “Aseguramiento en la calidad de las mediciones requeridas para la determinación de la biodegradabilidad de sustancias químicas” durante este primer semestre del 2021.  

Estas reuniones tienen como objetivo dar seguimiento al cumplimiento de actividades del proyecto que se han acordado en el Plan de trabajo anual, así como a propuestas de nuevos objetivos enfocados en el cumplimiento del aseguramiento de la calidad en las mediciones para la determinación de la biodegradabilidad de sustancia químicas.

Dentro de las actividades planeadas que se realizaron en el primer trimestre estuvo el desarrollo de un inóculo (lodo) siguiendo el instructivo previamente elaborado por el grupo, en el que se incluyen las variables a controlar para asegurar el óptimo crecimiento de los organismos que se necesitan para lograr la biodegradabilidad de las sustancias.  Este fue inoculado en dos reactores de un litro en el mes de febrero a partir del efluente de un sistema de tratamiento de aguas residuales domésticas (ver fotografías). Se dio seguimiento quincenal al crecimiento y viabilidad de la biomasa del inóculo por medio del  Conteo Heterotrófico por Cultivo en el mes de mayo. Este análisis fue realizado con la colaboración del personal del Laboratorio de microbiología y se determinó un buen crecimiento de los microorganismos.

 Inicio del desarrollo del inóculo
Inóculo desarrollado durante 5 meses                     

Hay dos actividades más que están planeadas a realizarse en el III trimestre. La primera es analizar y determinar la biodegradabilidad de muestras de BioPL utilizando el inóculo desarrollado en el laboratorio y también pastillas para comparar los resultados usando estos dos tipos de inóculos. Los datos de biodegradabilidad se reportarán al Laboratorio Costarricense de metrología (LCM), para su respectivo análisis estadístico en el mes de agosto.

La otra actividad es realizar un segundo ensayo de aptitud en la determinación de biodegradabilidad con muestras que serán preparadas en Costa Rica bajo la supervisión del LCM.  Con los resultados obtenidos en este ensayo se pretende demostrar la confiabilidad y capacidad analítica de los laboratorios participantes, estos resultados serán presentados por cada laboratorio participante y discutidos probablemente en la reunión final en LATU/Uruguay que se tiene planeada para este año.