fbpx
IMG 4043 1024x575 - Seminario científico N° 1 – 2020: “Hallazgos e impacto del arsénico en los recursos hídricos de Nicaragua”.

Seminario científico N° 1 – 2020: “Hallazgos e impacto del arsénico en los recursos hídricos de Nicaragua”.

Enero 22, 2020

Las Maestras Maximina Altamirano, Jefa del Laboratorio de Contaminantes Metálicos y Valeria Delgado, Jefa del Área de Docencia y estudiante de doctorado en el área de  Hidrogeología de la Universidad de Queensland del sur, Australia, presentaron el tema “Hallazgos e Impacto del Arsénico en los Recursos Hídricos de Nicaragua”. Este trabajo de consistió en una compilación de bibliografía de la detección y concentraciones del arsénico (metaloide altamente tóxico) de origen natural reportada en fuentes de agua superficial y subterránea en el país. Estos esfuerzos de monitoreo han sido financiados por diferentes instituciones gubernamentales, organismos e instituciones privadas, y la academia a través de las universidades miembros del CNU desde 1996 hasta 2019. La recopilación histórica sobre la información disponible al público en general consta de ocho (8) estudios de Instituciones del Gobierno, dos (2) tesis de Doctorado, siete (7) tesis de Maestría, dos (2) tesis, más de 12 estudios de monitoreo de arsénico a través de investigaciones universitarias y nueve (9) a través de investigaciones privadas.

Entre las principales conclusiones de la compilación realizada están que el metaloide está presente en las aguas subterráneas y superficiales de 12 departamentos del país y una de las regiones autónomas (RACCS), que las concentraciones detectadas se encuentran en el rango desde 1 hasta 1320 µg/l, en muchos casos por encima del valor recomendado por la Organización Mundial de la Salud para proteger la salud humana (10 µg/l) y que las unidades hídricas del Río Coco, Río San Juan, Río Grande Matagalpa, RACCS y la zona del Pacífico son las que se encuentran afectadas. El estudio reveló también las limitaciones del conocimiento en cuanto a la especiación y movilidad del arsénico que a su vez influencian su potencial tóxico, la importancia de mitigar sus efectos actuales y potenciales y priorizar el monitoreo del metaloide dentro contexto de agua limpia y saneamiento (ODS 6) propuesto en la Agenda 2030.